Hormigas documental online dating sex dating in odessa florida

A Alejandro Amenábar, Mateo Gil, Fernando Bovaira, Álvaro Augustin, Xavi Giménez, Dario Marianelli, Nacho Ruiz Capillas y un enorme etcétera de artistas, técnicos, creadores… Me dan absolutamente igual el contexto histórico elegido, que hubiera puesto de buenos o de malos a los cristianos, a los judíos, a los paganos, a los marcianos o a los klingon, que sea ficción o que no lo sea, que esto o que lo otro, porque la suya es una historia universal, porque lamentablemente historias como esa han sucedido —y siguen sucediendo— en todas las épocas y lugares de este pequeño mundo nuestro.

Su grandeza, su enorme sensibililidad, su bellísima elaboración (a todos los niveles técnicos y artísticos, incluida la labor interpretativa del reparto) y, sobre todo, su admirable mensaje acerca de la infinita curiosidad y ganas de saber del ser humano —precisamente en contraprosición frente a las sangrantes luchas de poderes sociales— la convierten en una película para recordarla siempre.

Y dicho sea de paso, supe todo lo que iba a pasar al final desde los última hora. A todos los que pensáis que estoy mintiendo: estáis muy equivocados, os respeto pero vosotros a mí no.

La religiónsiempre estuvo ahí, desde el principio de la humanidadd y aunque ha sido usada para asegurar el poder de algunos sobre el resto, esto no lo niego, también puede usarse como el deseo de la humanidad de pensar que siempre existirá algo más. Amenábar y toda la gente que piensa como él en este aspecto han cometido un gran error, pues precisamente son ellos los más intolerantes.

Es cine igualmente biográfico o biopic, donde con un personaje se caracteriza toda una época. La historia que le da sustento es la vida de la filósofa y astrónoma Hipatia, quien ansía lograr una explicación racional para fenómenos naturales aún no entendidos entonces. Tras los muros de la biblioteca de Alejandría, Hipatia lucha por salvar la sabiduría del mundo antiguo, mientras a su alrededor los juegos políticos son expresión de la barbarie.

Los cristianos ya no son perseguidos; al contrario, pasan de ser perseguidos a ser perseguidores.

Bueno pues Ágora aburre en su última mitad, es previsible, y al final parece que sea una película hecha para la tele. 4/10 a mi esta película me ha parecido un tanto extraña.

Uno se pregunta cuántas mentes brillantes, cuántos seres llenos de genio y hambre de conocimiento fueron víctimas de la masacre y la destrucción en lapidaciones, hogueras, guerras… La película contiene engaños, Hipatia era filósofa y no astrónoma, fue asesinada a los 61 años y no a los 38, Constantino no prohibió otras religiones sino que dejó de prohibir el cristianismo, por aquilla época y en el mismo lugar, si Hipatia fue asesinada por los cristianos por ser pagana, Catalina de Alegrandría fue asesinada por los paganos por ser cristiana.

y Zach Galifianakis, son dos inusuales compañeros que se embarcan en un viaje por carretera que termina siendo tan transformador para sus vidas como extravagante.

Es por eso que digo que Ágora es una película fallida, pretenciosa y que no acaba de contar toda la verdad. Lo siento de veras por las barrabasads que le hicieron a la protagonista, excelente científica y víctima del fanatismo religioso, tan peligroso como el fanatismo antireligioso, hecho que Amenábar ignora deliberadamente.

La propuesta visual tiene una penetrante intención significativa.

La música solo refuerza esta intención sígnica de la imagen.

Leave a Reply